30/04/2004

AVISO URGENTE

• Hoy por la mañana, a las 11:00 hs., se escaparon los payasos del Circo Atayde. Se suplica a la población en general conservar la calma. El Ejército Mexicano ha sido destacado a diversos puntos de la Ciudad: templos, estadios y centros comerciales; sugerimos a todos mantenerse alejados del operativo.

• Cada hora se emitirá un boletín de prensa informando del desarrollo de los acontecimientos. ¡Estén pendientes!

• Si ven a un payaso, no intenten capturarlo —repetimos: ¡no intenten capturarlo!— los payasos pueden ser chistosos. Repetimos: ¡pueden ser chistosos! Llamen a Locatel o al *911.

• El Fondo de Cultura Económica ha ofrecido publicar una baraja con las fotografías de los prófugos. Estará desponible —a más tardar dentro de cuarenta y ocho horas— en puestos de periódicos y librerías.

• La carpa y demás instalaciones del circo han sido clausuradas, no intenten —repetimos: ¡no intenten!— acercarse.

El circo y sus personajes

¡Erria, Erria, damas y caballeros, niños y niñas! ¡Pasen a ver el circo, pasen a ver a sus personajes! ¡Vean al mismísimo Jesús, llamado el Cristo, clavado en la Cruz y escarnecido, véanlo clamar en vano a su Padre! ¡Sean testigos del juicio de Sócrates y asistan a su agonía luego de beber la cicuta —ustedes no, el filósofo— y llévense de bonito recuerdo un gallo para Esculapio!

¡Por primera y única ocasión asistan a la quema doble de herejes, por un solo boleto miren azorados la incineración de Giordano Bruno y «la pucelle d'Orléans»! ¡Angústiense mientras Jack el Destripador asesina a dos docenas de mujeres y mil curas pederastas son atrapados in flagrante delicto y de todos modos se salen con la suya, lloren con Boabdil lo que no supo defender como hombre, conozcan en vivo a Sadam Hussein disfrazado de Juan Bautista, acompañen a Hércules en sus trabajos, coman con Blanca Nieves la manzana envenenada y despierten al beso del Príncipe Encantado!

¡Como promoción especial se elegirán trece niñas —las más chulas— para que quemen los pies de Cuauhtémoc! ¡Aquellos cuyo boleto coincida con los tres últimos dígitos del melate arrancarán el cuero cabelludo a una tribu Sioux —se los ponemos atados de pies y manos [excepto mujeres y niños].

¡Para la función estelar tenemos los hornos de Hitler, al Papa y Mussolini firmando el Concordato de Letrán, la peste, la guillotina y —en exclusiva— auténticos marines yanquis arrojando chicas vietnamitas embarazadas desde auténticos helicópteros CH-3E —los famosos Jolly Green Giants!

¡Vengan, vengan!¡Se van a divertir como enanos!

29/04/2004

Alturas

El Tiempo detuvo su fluir en esa carpa que para él era un templo. Ruidos y alientos se convirtieron en sólo un zumbido perpetuo, la atmósfera devino un cuerpo estático y borroso, y aquel aplauso con que lo había recibido el público se petrificó para la Eternidad —casi como él encima del trapecio.

Cuando los zopilotes terminaron de arrancar los últimos pedazos de pellejo seco a los huesos del acróbata, la vida recuperó el ritmo habitual de siempre y dio inicio el intermedio de los payasos.

...

[El hipotexto es, por supuesto, "Ein Trapezkünstler", de Kafka"]

24/04/2004

Los personajes del circo

El príncipe Stolpestsky recibió por su décimo cumpleaños un circo en miniatura. La carpa, levantada en los jardines de palacio, permitía al niño pasearse a sus anchas alrededor de la pista. Si se exceptúan las gradas, la réplica era exacta y todos los aparatos funcionaban de verdad. Los artistas y operarios eran autómatas hechos con extrema meticulosidad, lo mismo que los animales. ¿La escenografía?, perfecta, instalada sobre un suelo de arcilla muy a propósito.

Asistía a las funciones en calidad de Dios asomándose tras una nube, nunca tenía invitados. Su adolescencia transcurrió estudiando cada detalle de los actos de acrobacia y funambulismo, de las representaciones del destacamento de payasos, del domador de gatos salvajes y de las hermosas amazonas vistiendo tutú... En una ocasión —manipulando no-se-sabe-qué poleas, palancas y resortes— escaparon los elefantes, destrozando una sección completa del parterre al que su madre profesaba gran afición.

Cuando llegó a la mayoría de edad, casaron al príncipe con cierta duquesa austriaca y arrumbaron el circo. Ella fue la mujer más feliz del planeta: su consorte jamás se le negaba, las proporciones del miembro viril eran perfectas; incansable —tanto en el dormitorio como en el salón—, no era celoso y le cumplía hasta el mínimo capricho. A la mujer sólo le molestaba —poquititito— el tic-tac que se escuchaba, poniendo mucha atención, en las madrugadas, poco antes de amanecer.

Talentos

El príncipe ve como se alejan los carromatos. Van todos: Blanca Nieves, con su número de catalepsia en el féretro de cristal; Los Siete Enanos, flamantes en sus trajes nuevos; La bruja Maléfica con su cuervo... En fin, ¡hasta el espejo mágico y el cazador de los corazones de jabalí han firmado contrato!

Sólo él ha sido rechazado, a su famoso beso no le encontraron nada espectacular.

23/04/2004

Revisión ~Día del libro

El editor, en la nota de rechazo, le explicó que había demasiados personajes.

Tomó el escrito y lo sacudió con fuerza. Todos los personajes que carecían de un soporte firme se precipitaron al vacío.

Se encaminó a la Editorial. De pronto, puso el legajo en el piso y comenzó a brincarle encima. —Por si acaso... —murmuraba, mientras recogía la novela.

Pp. 34 y sigs.

 La trampa está en la página treinta y cuatro. Después, nadie puede dejar el libro.