10/05/2002

El Big-Bang-God

Dios, en el tercer minuto de la creación, se dio cuenta de su error: ni siquiera Él es más rápido que la luz. Por un momento se desesperó, mas pronto estuvo a cargo de la situación. Comenzó a cercenarse partes de sí mismo y a ponerlas en cada pedazo de materia fugaz que escapaba. En adelante estaría casi en todas partes, aunque su mano izquierda ya nunca supo lo que estaba haciendo su mano derecha.

No hay comentarios.: