15/02/2003

Tedio

Juego a que soy yo quien mueve las cortinas y no el tenue viento que se cuela por las rendijas. Otro de mis favoritos es andar de aquí para allá en la niebla, imaginando que cuando se disipa me disuelvo con ella y así acaba este injusto penar. ¡Si tan sólo pudieramos hacer apariciones!

Condenados a medrar en este éter asqueroso y a espantarnos los unos a los otros... la vida de los espectros no puede ser más triste.

No hay comentarios.: