17/03/2003

Hado

Sereno por primera vez en su vida, decidió que un suicidio decente compensaría una vida mediocre y sin fortuna.

Alegre de haber encontrado significado a su vida y anhelando honrosa salvación para su alma, alzó la copa de cianuro espumoso. De pronto, una bala perdida le destrozó el cráneo.

No hay comentarios.: