05/08/2004

Gn 2:21-22 [Protaner]

Sentía tanta lástima de Adán. Una noche le provocó un sueño profundísimo. Le quitó una costilla y formó una mujer, luego le quitó otra, y otra y...

—¡Ups! —exclamó Dios, viendo como el torso del hombre dejaba de moverse—, ¡pobrecito!

No hay comentarios.: