01/07/2013

No había una vez

No había ni princesa ni dragón ni sapo. ¡Momento!, el sapo sí estaba, mirándolo con esos ojotes desde el extremo de la cama.

Corrió a su pupitre y se puso a escribir: «Cuando despertó...»

No hay comentarios.: