13/08/2002

¿Noches árabes?

Le prometió desnudarse para bailar las más sensuales danzas y humillarse de la forma más abyecta posible, cada noche. Le concedió inimaginables perversiones, entrañarse cualquier objeto a petición, someterse a absurdos caprichos, a refinadas torturas, sólo para sus ojos. Sería su bienmandada esclava, por un año. Mas el hombre murió de un infarto, la primera noche; y ella, días después, tratando de alcanzar la llave que se fue —quién sabe cómo— por el drenaje, de terror.

No hay comentarios.: