03/09/2002

Gn 1:26


En el sexto día Yahvé quiso crear un ser a su imagen y semejanza. Cuando lo tuvo frente a sí, lo observó fijamente y recibió a cambio aquella mirada serena y divina. El Universo fue diferente a partir de ese instante, en el que Dios se descubrió en el espejo.

El séptimo día decidió heredarle el Paraíso. En la puerta de salida formó con lodo a Adán y a Eva, para no andar solo por esos mundos.

En silencio —triste y sin inmutarse— el Unicornio vió como las tres figuras se perdían en el horizonte.

No hay comentarios.: