03/07/2003

Posesiones

 En su cueva, el faquir enseña a los discípulos el arte de carecer de deseos, pero se sabe un hipócrita. En un oscuro recoveco guarda una tosca cuchara de madera, mientras engaña a sus seguidores diciendo que le basta y sobra con la escudilla.

No hay comentarios.: