07/10/2003

El Centinela de la Galaxia

Nada más por suerte logró escapar del Torbellino de Megara. Aparca su vehículo averiado en un asteroide remoto cuando de súbito es víctima de una andanada de rayos mnesi-uberquánticos a la que él responde con lo único que le queda: una bomba de superpresión...

—¡La olla express! ¡¡Mi mamá va a matarme!!

No hay comentarios.: