22/01/2004

Orgullo

—Nos amaremos y volverás a ser un hermoso príncipe —le dijo la doncella, abrazándolo con ternura.

—¿Q-qué..? —gruñó él.

—Que voy a romper el hechizo... —contestó Bella mientras dejaba caer sus ropas.

—¿Bestia yo! ¿¡Yo!? —le interrumpió furioso el energúmeno, y un tremendo zarpazo arrancó de cuajo la cabeza de la pobre muchacha.

No hay comentarios.: