22/01/2004

Precipicios

 ¡Inclínate ante mí! —gritaba Yahvé al impertérrito Lucifer— ¡¡Humíllate!!

Mas el ángel caído nunca le rendiría vasallaje. Al menos de éso podría vanagloriarse, a pesar de haber perdido.

El Creador, entonces, ordenó que precipitaran a su enemigo, hacia la sima infinita.

Satanás sonrió mientras desaparecía en el abismo... Fue demasiado: Dios, ciego de orgullo, se arrojó también.

No hay comentarios.: